APORTACIONES ECONÓMICAS POR DESPIDOS DE TRABAJADORES DE 50 O MÁS AÑOS DE EDAD

Con la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 5/2013, de 15 de Marzo, “de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo”, se han introducido modificaciones en materia de despidos colectivos.

 

En concreto, se prevé que aquellas empresas que lleven a cabo despidos colectivos que incluyan trabajadores de 50 o más años de edad, estarán obligadas a realizar una aportación económica al Tesoro Público, cuando se den las circunstancias siguientes:

 

I. Que tales despidos se realicen por empresas o grupos de empresas de más de 100 trabajadores.

II. Que el porcentaje de trabajadores despedidos de 50 o más años de edad respecto del total de despedidos, sea superior al porcentaje de trabajadores de 50 o más años de edad de la plantilla.

III. Que, a pesar de cumplirse las causas económicas, técnicas, organizativas o de producción legalmente establecidas para proceder al despido colectivo, concurra alguna de las siguientes condiciones.

 

– Que la empresa o grupo de empresas haya obtenido beneficios en los dos ejercicios anteriores a aquél en que se inicie el despido colectivo; o

– Que la empresa o grupo de empresas obtenga beneficios en, al menos, dos ejercicios consecutivos dentro del período comprendido entre el ejercicio anterior al iniciarse el procedimiento de despido colectivo, y los cuatro ejercicios económicos posteriores al inicio de éste.

 

El importe de la aportación económica resultará de la aplicación de los porcentajes (tipo aplicable), que más adelante se detallan, sobre los siguientes conceptos:

 

I. Cuantía total abonada por el Servicio Público de Empleo Estatal (en adelante,

SPEE) por prestaciones por desempleo de nivel contributivo de los trabajadores de 50 o más años afectados por despido colectivo y extinciones de contrato por motivos no inherentes al trabajador, y que se hayan generado, total o parcialmente, en virtud de las cotizaciones acreditadas en la Empresa que promovió el despido.

II. Cuantía total abonada por el SPEE por cotizaciones a la Seguridad Social de prestaciones por desempleo por trabajadores despedidos, durante el período en que éstas se percibían.

III. Un canon fijo por cada trabajador despedido que comience a percibir un subsidio por desempleo por cumplir los siguientes requisitos:

– Que haya agotado la prestación por desempleo y tenga responsabilidades familiares.

– Que pese a no tener dichas responsabilidades, haya agotado la prestación por desempleo y sea mayor de 45 años de edad en la fecha de agotamiento;

– Que a pesar de no tener responsabilidades familiares, sea mayor de 45 años de edad y haya cotizado por desempleo durante, al menos, 6 años, y acredite cumplir los requisitos para acceder cualquier tipo de pensión de jubilación.

 

 

El porcentaje (tipo aplicable) será el fijado por la siguiente escala en función de:

 

Porcentaje de trabajadores   afectados de 50 o más

años en relación con el número   de trabajadores

despedidos

 

Porcentaje de beneficios

sobre los ingresos

 

Número de trabajadores en la empresa

Más   de

2.000

Entre   1.000

y   2.000

Entre   101

y 999

Más   del 35%

 

 

 

 

Más   del 10%

100%

95%

90%

Menos   del 10%

95%

90%

85%

Entre   15% y 35%

Más   del 10%

 

95%

90%

85%

Menos   del 10%

 

90%

85%

80%

Menos   del 15%

Más   del 10%

75%

70%

65%

Menos   del 10%

70%

65%

60%

 

 

 

Por último, cabe añadir que el presente régimen de aportaciones será de aplicación a aquellos procedimientos de despido colectivo que se inicien a partir del 1 de enero de 2013.